Tus virtudes surgiendo por mi cuerpo



Tus virtudes que surgen en mi cuerpo te tienen como arma secreta. Eres mi violencia. No en el sentido en el que el humano creó esta maldita palabra para dolernos, si no en el de guerrear en la misma cama sin dejarnos dormir,

enredando tus mechones en mi pelo demasiado corto. En el sentido de ser mi guerrera, mi empoderada, mi valiente, mi persona que no pierde la esencia,

mi mujer ardiente que no se apaga con cualquier riego, pero sin ser mía.

La que escale la montaña del relieve de mi cuerpo dormido con un brazo que atraviesa la sábana, y con un dedo que abre todas mis camisas.


La que tenga el beso y los dos dedos

que le falten a mi frente.


Todo mi cuerpo te espera haciéndote señales

para que dejes verme las armas que usas tú.

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Permitirse