Permitirse








No me permito no quedarme: me prometí que no volvería a pisar los

cristales que yo,

en ningún arrebato de rabia rompí. No me permito alejarme desde que me sentí tan fuera que quise entrar a la fuerza. No me permito las dudas. Decidí que mis pecas serían el punto final

de inseguridades demasiado transitadas. Solo me permito buscarme, y encontrar más rincones dentro

de este caos tan personal que tengo.

Solo me permito sonreírme. Y resolverme los prejuicios que fingí.


Gabriel Forgas

155 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo